El grupo automovilístico japonés Honda obtuvo un beneficio neto atribuido de 54.000 millones de yenes (unos 390 millones de euros al cambio actual) en el segundo trimestre de su año fiscal 2009-2010 (julio-septiembre), lo que representa una reducción del 56,2% respecto al mismo período del ejercicio anterior. Honda explicó que esta caída de sus ganancias es consecuencia del descenso de los ingresos, del efecto negativo derivado de la apreciación del yen y del aumento de los costes por unidad fabricada producido al reducir la producción.