El Gobierno holandés espera que el déficit público llegue al 6,3% del PIB en 2010 y prevé que la tasa de desempleo supere el 10%, según ha anunciado hoy durante la presentación del proyecto de presupuestos. En 2008, el paro afectaba a menos del 4% de los trabajadores.