El Gobierno holandés ha tomado el control de DSB Bank, después de que la retirada de fondos pusiera en riesgo la viabilidad de la entidad financiera.