El Consejo de Administración de High Tech Hoteles ha decidido posponer a 2008 la salida a bolsa de la compañía, prevista para este año, ante la desfavorable coyuntura económica actual, la volatilidad de la renta variable y las discrepancias surgidas entorno a la valoración de la empresa.
Según informó hoy la compañía, en un comunicado, el consejo de administración también decidió, en su última reunión celebrada este fin de semana, retirar la solicitud de aprobación del folleto de su oferta pública de venta y de suscripción por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). No obstante, High Tech ha decidido aprovechar "el impulso de este proyecto" y está dispuesta a llegar a acuerdos estratégicos con "algunas de las compañías financieras de mayor peso en España", que se han mostrado muy interesadas en desarrollar su plan de negocio, mediante la participación en su accionariado. La cadena hotelera estima que estas incorporaciones en su núcleo accionarial "darían un impulso importante en el proyecto global de la empresa y aportarán un gran valor añadido en el momento de que se plantee de nuevo la salida a bolsa a finales del próximo año". En el comunicado, Hihg Tech explicó que las discrepancias surgidas entorno a su valoración hacía "imposible" lograr "el precio deseado por el equipo y los accionistas", así como hacerse con una base de accionistas "diversificada e internacional". "Fijar el precio en un punto en el que sólo entrasen inversiones nacionales no era una buena alternativa porque no se lograban determinados objetivos buscados con la salida a bolsa", añade la nota. Hihg Tech apuntó que a estas circunstancias, también se une la "lucha" contra el calendario marcado por la ley "al encontrarse al límite de vencimiento del periodo de tiempo en que son válidas las auditorías de sus cuentas de resultados". El pasado 17 de septiembre, High Tech Hoteles, participada por las sociedades de capital riesgo Dinamia y N+1, dijo mantener "su firme intención" de salir a bolsa antes de fin de año, porque confiaba en su potencial y contaba con una positiva valoración por parte de los analistas. Además, entonces aseguró que la coyuntura actual favorecía el desarrollo de la compañía al carecer de activos inmuebles, puesto que su plan de negocio se basa en una gestión profesional y en contratos de arrendamiento a muy largo plazo.