Catalogado desde su llegada al parqué como uno de los valores más seguros, la crisis le ha enseñado a Grifols que no hay nadie inmune. Tras sufrir en la última sesión la mayor caída bursátil de su historia –tras anunciar su previsión de que su resultado bruto de explotación (EBITDA) se mantenga en 2009 en niveles similares a los de 2008- este viernes rebota. Varias casas de análisis -UBS, JP Morgan o Goldman Sach- se han apresurado en subrayar que la compañía mantiene sus buenos fundamentales. Así que… ¿debemos aprovechar el castigo para posicionarnos?
Parece que sólo ha sido un susto. A juzgar por los informes con los que varias casas de análisis han salido “al rescate” de la etiqueta de seguridad de la que siempre ha disfrutado el fabricante de hemoderivados catalán Grifols. Un perfil defensivo y carácter anticíclico puesto en cuestión –con el consiguiente desplome cercano al 12 por ciento en bolsa- por culpa de las últimas previsiones anunciadas por la compañía. Espera que su resultado bruto de explotación EBITDA se mantenga en 2009 en niveles similares a los de 2008 –cuando alcanzó los 236,3 millones de euros (un 29% más- como consecuencia del frenazo de los márgenes brutos. En vista del desplome la propia compañía corrigió el desaguisado sintáctico de “mantener unos niveles similares a los de 2008” por algo así como: “se espera que los márgenes se mantengan estables”. Sobre lo que no hay confusión es sobre el punto de que la compañía mantendrá un nivel de apalancamiento financiero razonable y su compromiso de incrementar su presupuesto en I+D a 44,5 millones de euros, desde 30,6 millones en 2008. Pero, la pregunta que nos hacemos es: ala vista del batacazo del jueves… ¿hay que aprovechar para entrar? Por fundamentales sí, por técnico las cosas no están tan claras.

¿Entrar ahora en Grifols?

Desde el punto de vista técnico, Eduardo Vicho, codirector de EJD Valores, señala que lo más importante del desplome sufrido el jueves por el valor es que “se perdieron niveles de soporte importantes como el de los 11,55 euros que era un nivel que desde finales del año pasado había dado soporte en un par de ocasiones”. Una referencia que se perdido, además, con un importante volumen, bastante superior a la media movida por el valor en los últimos meses. Por esta razón, Vicho cree que ahora el título ha acumulado unos niveles de sobreventa importantes y, por lo tanto, pese a rebotes como el que vemos hoy, este analista cree que “no es descartable una vuelta de Grifols en el corto plazo en busca de nuevos mínimos". En definitiva, la reacción al alza del valor alcanzará tan sólo los 11,55 euros para volver a caer desde ahí.



Gráfico de Evolución de Grifols en bolsa en el último año

Desde Renta 4, Óscar Moreno, deja claro que Grifols es una de las mejores empresas dentro del selectivo ya que “su plan de negocio es bastante claro y sus necesidades de refinanciación no son altas”. Pero, a renglón seguido, destaca que “habría que tener un poco de prudencia porque esas compañías que han funcionado tan bien pueden ser de las más castigadas -como puede pasar también con Inditex- si vemos otra caída importante en los índices”, apunta.

Pero al margen de estas llamadas a la prudencia, lo cierto es que varias casas de análisis mantienen sobre Grifols su recomendación de comprar. Consejo reafirmado hoy mismo por UBS. Los analistas del banco suizo estiman que “los buenos fundamentales de la compañía se mantienen, lo que aumenta el atractivo del valor tras las fuertes caídas del jueves”. UBS considera que las previsiones de precio y de volumen siguen siendo positivas y añade que el sector del plasma presenta altas barreras de entrada y que Grifols mantiene su capacidad de fijar precios, lo que supone una interesante "excepción en un entorno deflacionista". Otorga a la compañía un precio objetivo de 15 euros.

Más positivo incluso es JP Morgan con el valor, para que el tiene un precio objetivo de 20,50 euros y un consejo de sobreponderar. A juicio de los analistas de la entidad “la caída sufrida el jueves por Grifols fue una reacción comprensible, aunque injustificada a las previsiones de crecimiento anunciadas previamente por la compañía”. La correduría eleva en 0,1 por ciento sus estimaciones de BPA para 2009 y 2010, pero reduce moderadamente las previsiones del margen Ebitda para 2009. Y quien sí que parece haber cambiado un tanto de opinión sobre el valor es Goldman Sachs. El banco ha puesto en revisión el precio objetivo y las estimaciones de ingresos de Grifols tras su último batacazo bursátil. Mantiene su anterior recomendación de comprar porque cree que sus fundamentales siguen siendo fuertes, pero deja entrever alguna duda: Goldman Sachs entiende ahora que las previsiones conservadoras dadas por el fabricante de hemoderivados y la ausencia de catalizadores a corto plazo sugieren un limitado potencial de crecimiento.

Puntos fuertes …

Los expertos ven positivas para Grifols todas las adquisiciones que ha realizado la compañía en los últimos tiempos. La última, su desembarco en Australia con la compra del 49 por ciento del grupo australiano-suizo Lateral Diagnostics por un importe de 25 millones de euros. Una adquisición que, según la propia compañía, “le aportará la fuerza comercial necesaria para aumentar su presencia en el mercado de diagnóstico en Australia y Nueva Zelanda” y le permitirá afianzarse en los mercados de Asia-Pacífico. Junto a ella, hace dos meses compraba también un 1,5 por ciento en la biotecnológica belga Cardio 3 Bioscience, que desarrolla terapias regenerativas para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca.

Apoyan además a Grifols todas las técnicas y los procesos que ha sido capaz de desarrollar desde que en 1940 el doctor José Antonio Grifols i Roig fundara Laboratorios Grifols en la antigua casa del capellán de un convento cercano. Nada hacía pensar entonces que, en una España recién salida de un conflicto civil y con gran parte de sus científicos desplazados a EE.UU, este laboratorio se convertiría hoy en una multinacional líder en el desarrollo de hemoderivados (productos obtenidos a partir de la separación de los distintos compuestos sanguíneos).

Desde Fortis, se destaca también que el potencial de crecimiento de los competidores de Grifols a medio plazo es menor, ya que se la farmacéutica española se encuentra en niveles superiores de utilización de sus plantas (cuenta con 81 centros de extracción y espera incorporar entre 7 y 8 anuales hasta 2013). Así, estos expertos no ven riesgos de sobrecapacidad a medio plazo.