Grifols obtuvo un beneficio neto en el primer semestre de 45,4 millones de euros, frente a los 16 millones del mismo periodo del año anterior, con unas ventas de 358 millones, un 11% más respecto a los 321 millones anteriores, informó la compañía. El fabricante de hemoderivados destaca la mejoría en el margen bruto sobre ventas en el primer semestre, que ha pasado del 41,1% en 2006 al 44,1% en 2007 debido al aumento de precios de los principales hemoderivados que comercializa su división Bioscience y la favorable evolución de los costes de fabricación.
De cara al futuro el grupo catalán explica que una de sus principales estrategias a corto y medio plazo será aumentar el número de litros de plasma a través de la integración de nuevos centros de obtención, así como con la ampliación de los ya existentes en Estados Unidos. Grifols factura en torno al 37% de sus ventas en Estados Unidos, donde ha alcanzado una cuota de mercado aproximada del 10%, y cuenta con 77 centros de plasmaféresis (extracción de plasma) con una capacidad de alrededor de 2 millones de litros de plasma al año. Ayer se conoció que la noticia de que la Agencia Europea del Medicamento (European Medicines Agency, EMEA) había concedido autorización de comercialización para la nueva generación de Inmunoglobulina Intravenosa( IGIV) Flebogammadif a Grifols.