El problema de deuda de Grecia no es la única preocupación que mina al euro. BNP Paribas apunta a los riesgos deflacionarios derivados de la consolidación fiscal en los países de la periferia de la eurozona, que serán aún mayores si los países centrales de la unión, como Alemania, cumplen la limitación fiscal que piden algunas voces.