El parqué madrileño cerró hoy una 'semana negra', marcada por el pánico al contagio de la crisis griega, en la que el Ibex se hundió un 13,78%, su segunda mayor caída semanal de la historia, por detrás de la semana del 6 al 10 de octubre de 2008, cuando la bolsa se desplomó un 21,2%, en pleno auge de la crisis financiera internacional tras la quiebra de Lehman Brothers. El selectivo, que acumula cuatro semanas seguidas de caídas, cerró las cinco jornadas en 'números rojos', hasta regresar a niveles que no tocaba desde verano de 2009, y eleva su caída anual hasta el 24%. El descenso semanal ha llevado al Ibex a duplicar en sólo cinco días el recorte anual, ya que hasta el pasado viernes era del 12%, y en sólo cuatro meses acumula más de la mitad de la caída que registró en todo al año 2008 (-39%).