El primer ministro griego Lucas Papademos dijo a un grupo de dirigentes sindicales que espera que el acuerdo para la quita del 50% en bonos del gobierno griego se selle dentro de dos semanas.
Un día antes, un portavoz del Gobierno había advertido que sin un acuerdo, Grecia sería forzado a salir del euro. El problema para Atenas es que la declaración del primer ministro parece cada vez más dudosa, y evitar el incumplimiento ya no puede ser posible.

Grecia tiene 350 mil millones más o menos en la deuda, sólo alrededor de 206 mil millones todavía están en manos de inversores. El resto lo tiene la UE, el FMI, o mantenidos por el BCE a través de su programa de compra de bonos.

Atenas necesita una reducción del 50% en el valor de la deuda para reducir el total que debe a 103 mil millones. El FMI, por su parte, ha estimado que esto dejaría a Grecia con una carga de deuda sostenible de sólo 120% del PIB. El FMI se muestra bastante optimista sobre el futuro crecimiento económico, la recaudación de impuestos y así sucesivamente.

La mayoría de los grandes acreedores de Grecia aceptó en principio una reducción del 50% en el valor de lo que se les debe devolver en octubre. Eso fue después de un acuerdo anterior sobre una reducción del 21%.

Pero uno de los problemas que enfrenta este acuerdo es que los grandes bancos del mundo sólo son propietarios de aproximadamente el 60% de esa deuda. El resto está en manos de fondos de cobertura y otros inversores. Sus CDS, una forma de seguro contra el incumplimiento, se les pagará en su totalidad por el valor de sus tenencias.
Otros pueden tener vencimientos de deuda durante los próximos meses, por lo que podrán suponer que si continúan sólo un poco más, podrían recibir el pago en su totalidad. Hay alrededor de 36 mil millones en deuda griega con vencimiento este año.

Un acuerdo podría alcanzarse sin la participación de algunos reductos. Pero tendría dos efectos. En primer lugar, se podría realizar una retención solo con recortes voluntarios, que constituyen un defecto, algo que la UE se ha esforzado en evitar. En segundo lugar, con el fin de alcanzar el objetivo de 100 mil millones en reducción de la deuda, todo el mundo tendría que sufrir recortes profundos, algo que el comité de acreedores ha dejado en claro que no quiere.

Se puede llegar a un acuerdo con los mayores acreedores en el próximo par de semanas, pero que no puede ser suficiente para prevenir al menos un incumplimiento parcial. Ser declarado en rebeldía, no necesariamente sería lo peor que podría suceder a Grecia. No estar preparado para ello, o decirle a todos de antemano que por defecto es equivalente a la fin del mundo, sólo lo empeorará.