Google ha  anunciado que reforzará su servicio de búsqueda a través del móvil en China, convirtiéndose en su primera medida estratégica en el país asiático desde que el Gobierno lanzase a la compañía una dura crítica por mostrar enlaces a páginas web de contenido "obsceno".