El representante español dentro del Comité Ejecutivo del BCE, José Manuel González- Páramo, se ha referido a la repercusión directa que tiene el riesgo país sobre los CDS que también deben afrontar las entidades financieras, como es el caso de BBVA y el Banco Santander. “La diferencia con la que nos encontramos hoy es que entidades por buenas que sean, que residan en países donde el soberano está sometido a tensión, pagan por los costes de su estado. Ahora lo que hay son fronteras nacionales”, asegura el miembro del Banco Central Europeo. 


Durante el Encuentro Financiero Internacional Bankia 2012, González-Páramo asegura que “todavía es pronto” para sacar conclusiones sobre la macrosubasta realizada el pasado 29 de febrero por parte del BCE. Según el miembro del Comité Ejecutivo del BCE, el aumento en el número de peticiones de liquidez al BCE -hasta los 529.000 millones de euros- se debe a la entrada en escena de “bancos pequeños, relacionados con la pequeña empresa” que podrían comenzar a prestar dinero en aquellos países en los que “hay una demanda de crédito. (Esta subasta) va a permitir que el crédito se ofrezca.” La importancia de la segunda y en principio última subasta de liquidez del Banco Central Europeo reside, según González-Páramo, en el “riesgo de financiación” que existía para las entidades financieras dado que “se enfrentaban a una muralla de vencimientos en el primer trimestre de 2012”, que se cifran en unos 2.200 millones de euros en vencimientos.

Para evitar un nuevo temor al abismo, González-Páramo asegura que “la única manera de hacer frente a una situación así es permitir a las entidades que puedan acceder a fondos garantizados de liquidez durante un período más largo, que es clave porque permite gestionar el saneamiento de los balances de una manera más ordenada y, al mismo tiempo, permite que el crédito no se desplome y que en aquellas entidades que aún tiene que proceder a un saneamiento, esto se produzca de manera progresiva”, a pesar de que no ha anunciado nuevas reformas.

José Manuel González-Páramo ha recordado la actuación “conjunta” y “coordinada” de los bancos centrales para hacer frente a la crisis económica internacional.