Goldman Sachs, uno de los principales agentes de energía del mundo, ha elevado su previsión del precio del crudo Brent para este año a 50,20 dólares por barril, lo que supone un incremento del 12% respecto a su anterior pronóstico. El banco de inversión justifica la modificación por los recientes recortes de producción decididos por la Organización de Países Exportadores de Petróleo.