Goldman Sachs ha rebajado su recomendación de Gecina de neutral a vender y ha colocado el valor en su lista de ventas preferentes, al considerar injustificado su evolución por encima del sector en los últimos tres meses. La compañía patrimonialista ha hecho frente a sus necesidades de financiación de 2.800 millones de euros hasta 2011 y su situación financiera está amenazada por la caída en el valor de su cartera de oficinas en París, señala. La actual crisis inmobiliaria y la necesidad de desapalancamiento de la compañía podría provocar una caída a la mitad de los resultados de Gecina de aquí a 2012, añade JP Morgan, que sin embargo eleva su precio objetivo de 31,80 euros  a 33 euros.