Goldman Sachs ha recortado su nota sobre las acciones de E.ON desde comprar hasta neutral, mientras que mantiene su recomendación de venta sobre los títulos de RWE.