Goldman Sachs retiró a AT&T  de su lista de "Compra de Convicción" después de citar el pobre desempeño de la acción respecto al índice más general. La firma mantiene la recomendación de "comprar", pero destaca que los inversionistas se están retirando de las acciones de telecomunicaciones. Goldman prevé precios más agresivos de compañías rivales de servicios inalámbricos como T-Mobile USA, se muestra preocupada por los gastos del consumidor y ve pocas señales de recuperación en el segmento empresarial. Con todo y ello, la firma cree que T está mejor posicionada que sus homólogas en el área de las telecomunicaciones.