La firma de inversión estadounidense ha retirado a la empresa de televisión española de su lista de valores menos favoritos, si bien mantiene su recomendación de 'vender' sobre los títulos de Telecinco.