Goldman Sachs ha reducido el precio objetivo de Prisa desde los 2,29 euros hasta los 2,03 euros. En la última sesión, las acciones de la compañía cerraron un descenso del 0,98 por ciento hasta los 2,03 euros.