"Las fabricantes de software enfrentan un difícil ambiente económico en Estados Unidos que se está expandiendo lentamente a los mercados internacionales, lo que está resultando en descensos en las ventas y descuentos en los precios", señala Goldman Sachs. La firma rebaja su recomendación para Intuit (INTU) y Digital River (DRIV) a "vender" y coloca a INTU en su lista de "vender con convicción", tras afirmar que las pequeñas empresas y los consumidores están frenando sus gastos. La firma anticipa un riesgo de debilitamiento en el sector de software en relación con las estimaciones de resultados de Wall Street.