Impulsar la actividad y aliviar la actual situación de familias y empresas son los objetivos de las once medidas aprobadas hoy por el Gobierno, mediante las que prevé inyectar 10.000 millones de euros a la economía española este año. Estas medidas, articuladas en un Real Decreto-Ley y un Acuerdo del Consejo de Ministros, se centran en dos ejes de actuación: uno social, de protección de trabajadores, empresas y familias ante la desaceleración; y otro económico, de impulso de la actividad por vía presupuestaria.
Con la "condición fundamental de mantener la estabilidad presupuestaria" a lo largo del ciclo, el conjunto de medidas incluye rebajas de impuestos, ayudas a las familias con hipotecas y a las empresas, estímulos para la financiación de vivienda protegida y rehabilitación de edificios, y un plan de recolocación de parados, entre otras. Habrá ampliación