Los grupos automovilísticos estadounidense General Motors y Chrysler han lanzado sendos programas de apoyo destinados a sus proveedores, avalados con 5.000 millones de dólares (3.800 millones de euros) del Departamento del Tesoro y destinados a facilitar liquidez a los fabricantes de componentes. Estos programas de apoyo por parte de los dos constructores norteamericanos podrán aplicarse a los equipamientos suministrados a partir del 19 de marzo de 2009. Los proveedores interesados en participar deben contactar con los grupos automovilísticos.