El plan de reestructuración que el grupo General Motors prepara para la firma automovilística Opel supondrá el recorte de unos 8.700 puestos de trabajo en toda Europa, de los que 900 corresponderán a la planta zaragozana de Figueruelas