General Motors quiere que los gobiernos de la Unión Europea le ayuden con 3.300 millones a su filial Adam Opel AG, pero reestructurará el fabricante de automóviles sin ayuda estatal si es necesario, dijo el lunes el presidente de las operaciones internacionales de GM, Nick Reilly.