GlaxoSmithKline ha comprado por 23,2 millones de dólares (16,45 millones de euros) el negocio de genéricos de Bristol-Myers Squibb's (BMS) en Líbano, Jordania, Siria, Libia y Yemen. La adquisición comprende 13 marcas farmacéuticas que lograron ventas por valor de 11,8 millones de dólares en 2008 (8,37 millones de euros). Esta compra se produce después de que la empresa británica adquiriera en 2008, el negocio farmacéutico que BMS en Egipto y sigue en la línea marcada por el objetivo estratégico del presidente ejecutivo de GSK, Andrew Witty, de convertir a GlaxoSmithKline en una compañía líder en el sector de los genéricos en países en desarrollo.