El fabricante estadounidense de automóviles General Motors ha alcanzado un acuerdo para la venta al Grupo Carlyle y a Onex Corporation del negocio comercial y militar de su división Allison Transmission, por un total de 5.600 millones de dólares (4.179 millones de euros al cambio actual), informó hoy la compañía en un comunicado.
La multinacional estadounidense indicó que el acuerdo de venta recoge la totalidad de Allison Transmission. De esta manera, Carlyle Group y Onex adquirirán siete plantas de producción en Indianapolis, en el Estado de Indiana, así como la red de distribución y venta de anterior filial de la compañía que preside Rick Wagoner. General Motors apuntó que esta operación le permitirá a ella y a Allison mantener su competitividad en sus diferentes líneas de producto. El acuerdo está previsto que finalice antes de del tercer trimestre del presente ejercicio, después de que sea aprobado por los sindicatos y por las autoridades. "Este es otro paso importante para reforzar nuestra liquidez y para aportarnos recursos para apoyar nuestras inversiones más fuertes en nuevos productos y en tecnología", explicó el presidente de la compañía, Rick Wagoner, al tiempo que resaltó que esta venta permitirá crecer a Allison gracias a unos socios fuertes como Carlyle y Onex. Por su parte, el director general de Onex, Seth Mersky, se mostró convencido de que Allison tiene un gran potencial de crecimiento en un sector en alza, gracias a la popularización de las transmisiones automáticas en los vehículos comerciales. El director general de Carlyle, Greg Ledford, explicó que tanto en su empresa como en Onex creen en las posibilidades de mejora que tiene la anterior filial de General Motors.