El grupo General Motors, segundo fabricante mundial de automóviles, se plantea llevar a cabo una escisión de la corporación para dar lugar a dos compañías independientes, según fuentes conocedoras de los planes del 'gigante de Detroit'. De esta forma, General Motors constituiría una nueva empresa en la que quedarían encuadradas la mayor parte de las divisiones rentables, mientras que en la 'vieja' empresa permanecerían los negocios menos rentables del grupo. La propia multinacional ya acometió una estrategia similar en su entrada en la surcoreana Daewoo, pues fundó la nueva GM Daewoo Auto & Technology con los activos viables, en tanto que en Daewoo Motor quedaron los negocios que General Motors desechó.