El grupo automovilístico General Motors parará la producción de su fábrica de San Petersburgo (Rusia) durante un periodo de dos meses, como consecuencia de la caída de la demanda de automóviles en la región, informó hoy la compañía en un comunicado. "Habiendo estudiado cuidadosamente el estado del mercado automovilístico ruso y el grado de reducción de la demanda por parte de la población preocupada por el crédito, hemos tomado la decisión de no forzar este año un aumento en los volúmenes de producción de nuestra planta rusa", resaltó la compañía.