El grupo General Motors ha decidido contratar a la compañía AlixPartners para supervisar el "cierre ordenado" de su filial sueca Saab, si bien la corporación estadounidense seguirá evaluando las propuestas recibidas sobre el futuro de la marca escandinava. La multinacional norteamericana ha solicitado la autorización correspondiente al Gobierno sueco para la contratación de esta compañía, un procedimiento "habitual" en Suecia que se realiza cvon el fin de proteger a los accionistas.