El grupo automovilístico estadounidense General Motors anunció hoy el cese de actividad de su filial sueca Saab, después de que no haya sido posible alcanzar un acuerdo con la compañía holandesa Spyker para la venta de la firma escandinava. La conclusión sin éxito de las negociaciones entre General Motors y Spyker se produce después de que fracasara un primer intento, cuando el fabricante sueco de coches súper-deportivos Koenigsegg rompió unilateralmente el acuerdo con la multinacional sobre la venta de Saab.