La compañía automovilística estadounidense ha anunciado que a partir del próximo mes comenzará a devolver unos 6.700 millones de dólares, de los 49.900 millones recibidos del Gobierno estadounidense, adelantándose de esta forma a los plazos exigidos.