General Motors, la mayor compañía automovilística del mundo, informó hoy de que en el tercer trimestre del año registró unas pérdidas de 39.000 millones de dólares por la obligación de dotar una provisión por casi esa misma cantidad para hacer frente a la depreciación de impuestos diferidos. Excluida esa dotación especial, "GM tuvo una pérdida neta ajustada en el tercer trimestre del 2007 de 1.600 millones de dólares" frente a los ingresos netos de 487 millones de dólares obtenidos durante el mismo periodo del 2006, añadió la compañía. A pesar de ello, GM dijo que sus actividades automovilísticas registraron la cifra récord de ingresos de 43.100 millones de dólares con la venta récord de 2.390.000 vehículos, un 4% más que en el tercer trimestre del 2006.