Greenbrier ha informado de que la división de vagones de ferrocarriles de General Electric  quiere "reducir substancialmente, postergar" o cancelar la entrega de lo que actualmente compone el 75% de los pedidos pendientes de la empresa. Si el contrato, que contempla la entrega de 11.900 vagones nuevos en un período de 8 años, es modificado en forma significativa, será necesario implementar importantes recortes de personal y reducir otros costos. Las entregas comenzaron en diciembre y hay cerca de 500 programadas hacia el término del año fiscal de Greenbrier, el 31 de agosto. Greenbrier se ha visto afectada por la caída del transporte por ferrocarril como consecuencia de la recesión. El proveedor de vehículos de carga y servicios ferroviarios asociados anunció el mes pasado una pérdida para el primer trimestre fiscal producto de la debilidad de sus operaciones de manufactura.