General Electric planea vender su filial de hipotecas de riesgo, lo que dejará a la compañía matriz fuera del negocio hipotecario en EEUU, según el diario The Wall Street Journal.