El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, afirmó el martes que si bien la economía y los mercados financieros estadounidenses han comenzado a mejorar, aún existen desafíos "muy sustanciales". Además, dio señales de que la Casa Blanca no buscará aumentar significativamente los ingresos hasta el 2011, "cuando la recuperación debería estar firmemente afianzada",  Sin embargo, una vez que eso ocurra, el Tesoro y el Gobierno del presidente Barack Obama trabajarán con los legisladores para "efectuar los cambios tributarios necesarios para reducir el déficit y hacerlo de una forma que sea justa para todos los estadounidenses", afirmó Geithner. Geithner formuló sus comentarios en un testimonio ante el Comité de Apropiaciones del Senado, al detallar la solicitud del Tesoro para el presupuesto del año fiscal 2010. El Departamento está solicitando US$13.400 millones, o un aumento del 5,3% respecto al 2009.