El grupo energético francés GDF Suez anunció el jueves que su beneficio neto subió un 13% en 2008 y desveló su objetivo de que el Ebitda aumente en 2009 y que se sitúe entre 17.000 millones y 18.000 millones de euros en 2011. La compañía, creada en julio tras la fusión del gigante gasista estatal francés Gaz de France SA y de la franco-belga Suez, dijo que el beneficio neto en 2008 fue de 6.500 millones, frente a 5.750 millones de euros del año anterior en datos pro-forma.
El grupo energético franco-belga señala que estos resultados se explican en buena medida por los elevados precios de la energía y por el alza de la actividad en todos sus negocios.

Esos elementos positivos compensaron ampliamente el impacto negativo sobre el resultado de la no repercusión de la subida del precio internacional del gas en las tarifas reglamentadas en Francia (679 millones de euros) y de la tasa del Estado belga a los productores de energía nuclear (250 millones), explicó GDF Suez en un comunicado.

La compañía destacó la subida de dos dígitos de todos los indicadores operativos, empezando por el resultado bruto operativo (EBITDA), que experimentó un alza del 11% en cifras brutas (del 13% en datos comparables) con 13.886 millones de euros.

La facturación, por su parte, aumentó hasta los 83.053 millones de euros, frente a los 71.228 millones constatados en 2007.

En la actividad energética en Francia, la empresa se benefició de precios "favorables" en la producción eléctrica, que se incrementó en 140 megavatios, mientras el elemento desfavorable fue la citada limitación de las tarifas reglamentadas fijada por el Gobierno a la hora de repercutir el encarecimiento del gas.

En la energía en el resto de Europa y del mundo, los principales contribuyentes a la mejora de los resultados del grupo fueron el GNL en Norteamérica y la electricidad en Brasil.

En el negocio de gas global y GNL (gas natural licuado) GDF Suez puso el acento en un "contexto energético favorable" alentado por un precio medio del barril de petróleo "extremadamente favorable" con 97 dólares por barril.

La división de infraestructuras vio reforzado el valor de sus activos industriales en sus cuatro ramas: transporte, almacenamiento, terminales y distribución).

La actividad de servicios energéticos se vio favorecida por el crecimiento de la demanda de soluciones de eficiencia energética y la mejora operativa de las diferentes entidades de GDF Suez, que van a quedar agrupadas con la nueva marca comercial Cofely.

En la misma línea, la filial Suez Environnement consiguió crecer en todos sus segmentos de negocio.

GDF Suez, que tenía una deuda neta de 28.900 millones a finales de año, lo que representa dos años de EBITDA, indicó que propondrá a su asamblea general el reparto de un dividendo de 1,40 euros por acción, un 11% más que en 2008.

El presidente de la compañía, Gérard Mestrallet, consideró que el pasado año su grupo "superó todos sus objetivos, y avanzó que su "estrategia ambiciosa y de largo plazo" no se ve cuestionada por "la degradación del contexto económico".

Los objetivos pasan por un incremento del EBITDA este año respecto al de 2008, pese a un impacto negativo esperado de 1.500 millones de euros por la caída del precio del petróleo.

En el horizonte de 2011, ese resultado bruto operativo debería aumentar para situarse en una horquilla de entre 17.000 y 18.000 millones de euros.

Para lograrlo, GDF Suez tiene previsto realizar inversiones netas de 30.000 millones de euros en el periodo 2008-2010, teniendo en cuenta que el pasado ejercicio ya fueron 11.800 millones.