El gasto del consumidor estadounidense subió un 0,5% en mayo con respecto al mes anterior, mientras los ingresos personales subieron un 0,4, según indicó hoy el Departamento de Comercio. Los economistas esperaban un crecimiento del 0,7% en el gasto y del 0,6% en la renta. Por otra parte, la medida preferida de inflación de la Reserva Federal, el índice subyacente de precios de gasto personal (PCE por sus siglas en inglés), se situó en el 1,9% interanual en mayo, frente al 2,1% que esperaban los economistas.