La empresa Electricité de France (EDF) ha anunciado la venta a la española Gas Natural sus activos en México por un montante de 1.448 millones de dólares (unos 1.019 millones de euros). En concreto, se trata de la venta de cinco centrales de producción de ciclo combinado con una capacidad de generación de 2.233 megavatios, así como la sociedad que las gestiona y un gasoducto de transporte de 53 kilómetros. Esta operación supone la entrada de la multinacional energética española en el negocio eléctrico de México como segundo operador privado de generación y convierte a Gas Natural en el único operador de gas y electricidad en este país.
La depende de su aprobación por parte del Consejo de Administración de la eléctrica francesa y de la autorización de los organismos de este país y de México. El acuerdo firmado hoy incluye la compra a EDF de cuatro centrales de ciclo combinado que la compañía gala posee en México, así como del gasoducto, de 54 kilómetros de longitud que suministra a estas centrales. La venta de esos activos forma parte de la estrategia de EDF, que pasa por desprenderse de algunos para centrarse en sus actividades en Europa y en el relanzamiento de las actividades nucleares en todo el mundo. En Latinoamérica EDF ya ha llevado a cabo la venta de activos en Brasil y Argentina.