El beneficio neto de Gamesa ha caido un 5%, hasta los 71 millones de euros, en los nueve primeros meses del año. Por su parte, se elevaron un 67%, hasta los 1.951 millones de euros, mientras que el EBITDA creció un 25%, hasta los 249 millones de euros.