Tras marcar mínimos a principios de marzo en 2,18 euros, Gamesa experimenta un fuerte rebote

Tras marcar mínimos a principios de marzo en 2,18 euros, Gamesa experimenta un fuerte rebote que se topa con la zona de soporte de finales de 2011 en 2,9 euros. Desde ahí desarrolla una nueva pata bajista infringiendo los mínimos anteriores, esta vez con un volumen negociado excepcionalmente bajo. Las divergencias alcistas son llamativas y el precio se encuentra en bases de canalizaciones bajistas de 2019 y 2011. La operativa más prudente puede esperar la consolidación del precio por encima de 2,2 euros para tomar posiciones, la más dinámica puede tomar posiciones especulativas parciales con stop loss en 1,85 euros.

Recomendación: COMPRA ESPECULATIVA