La compañía portuguesa Galp Energía informó hoy de que recurrirá la "desproporcionada" sanción de 8,6 millones de euros impuesta por la Comisión Europea (CE) por pactar con la competencia el precio de los betunes de asfalto en España. "Galp Energía considera la condena totalmente desproporcionada y aguarda que le sea transmitido el texto completo para interponer el competente recurso ante el Tribunal de Primera Instancia de las Comunidades Europeas", explicó la firma en un comunicado. La CE multó a Repsol YPF, Cepsa, Nynas y Galp Energía por un total de 164 millones por pactar entre 1991 y 2002 el precio de los betunes para asfalto, materia prima utilizada para construir carreteras. "Galp Energía nunca participó en el cartel, y desde siempre mantuvo una política comercial autónoma, que contribuyó positivamente para el desarrollo de las condiciones de competitividad en el mercado español", aseguró.