El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, está "muy satisfecho" porque la ampliación de capital acelerada protagonizada por la compañía, que le reporta 3.374,5 millones de euros para adquirir la eléctrica estadounidense Energy East, se completó en un tiempo "récord" de "una hora y media".
En declaraciones a Efe, tras asistir en Valladolid a la toma de posesión del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, Sánchez Galán manifestó hoy que la forma en que se ha realizado la operación refleja "el apoyo incondicional que tienen los mercados financieros hacia una empresa que lleva los últimos 6 años dando permanentes satisfacciones a sus accionistas". Iberdrola captó ayer gran parte de los 3.400 millones de euros que precisaba para hacerse con el control de la compañía Energy East, que desarrolla su actividad en los estados de Nueva York, Conneticut, Maine y Massachusetts, en la costa este de Estados Unidos. Galán celebró que la respuesta de los interesados en las acciones de Iberdrola fuera tal que "a la hora y media" de abrir la operación "teníamos suscrito el 50% más de los que queríamos emitir", por lo que tuvieron que detener la oferta para no seguir admitiendo órdenes de adquisición de acciones. Insistió en que la compañía española tiene "muy claro" que con la adquisición de Energy East se completa lo que denominó su "eje atlántico", por lo que anunció que la "prioridad" ahora será el desarrollo de los proyectos iniciados en España, Reino Unido, Estados Unidos, México y Brasil. El presidente de la eléctrica añadió que se van a concentrar en desarrollar aquello que ha adquirido la compañía. "Las adquisiciones corporativas en principio las pararíamos, aunque continuaremos entrando muy fuerte desde el punto de vista orgánico", sentenció Sánchez Galán, para quien el "potencial de crecimiento orgánico" que tiene Iberdrola con sus incursiones en el extranjero le proporcionan unos "mercados suficientemente grandes" como para progresar en ellos y no acometer nuevas adquisiciones. Remarcó que la filosofía de la compañía, marcada por el plan estratégico fijado en octubre del pasado año, se mantiene en ser "una empresa rentable pero tremendamente sólida". Según informó ayer la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la operación completada por Iberdrola supuso la colocación de 85 millones de acciones a un precio de 39,70 euros por título.