El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, afirmó hoy ante 15.000 empleados que la salida mañana a bolsa de la filial de renovables supone la "culminación de una fuerte apuesta por las energías limpias" que el grupo inició en 2001, informó la compañía. En el encuentro del presidente con la plantilla, Galán ha destacado las operaciones realizadas en 2007, con la integración de la escocesa ScottishPower y la compra de la estadounidense Energy East, que han colocado a Iberdrola entre "las cinco empresas eléctricas más importantes del mundo" y que le permitirán seguir su proceso de "internacionalización".
"2007 ha sido un año sin precedentes", afirmó Galán que destacó la capitalización bursátil alcanzada por la compañía en algunos momentos del año, cerca de los 60.000 millones de euros. Galán se refirió al nuevo convenio colectivo para los empleados de la compañía y que sitúa a Iberdrola "a la vanguardia" de la conciliación laboral y familiar. El presidente de Iberdrola habló también de las principales líneas del Plan Estratégico 2008-2010, periodo en el que la compañía continuará creciendo en energías renovables, invertirá en infraestructuras de red y trabajará en la modernización de su parque de generación