Los contratos a futuros sobre el oro caían el martes temprano luego que el dólar repuntara durante la noche tras los comentarios provenientes de China con respecto a que la moneda estadounidense podría no tener mucho más espacio para seguir cayendo. También afectaba al metal precioso el menor apetito por el riesgo tras los decepcionantes resultados contables de Alcoa. El oro tiende a atraer compras cuando el dólar se debilita y, a la inversa, atrae ventas cuando la moneda estadounidense se fortalece. Alrededor de las 14:10, el contrato del oro a enero, de bajos niveles de negociación, caía 5,70 dólares a 1.145 dólares la onza en la división Comex de la New York Mercantile Exchange, mientras que el contrato más activo a febrero descendía 5,20 dólares a 1.146,20 dólares.