Los contratos a futuros sobre los principales índices bursátiles de Estados Unidos subían el martes tras registrar su peor cierre en más de una década, al tiempo que expertos se preguntan si el mercado tocó un suelo o si las ventas continuarán.  Hace unos momentos, los contratos a futuro sobre el Standar & Poor's 500 ascendían 2,7 puntos a 708,20, mientras que los futuros del Nasdaq 100 escalaban 1,8 puntos a 1.087,80. Por su parte, los futuros sobre el Promedio Industrial Dow Jones subían 26 puntos.
Las acciones estadounidenses, al igual que otros mercados mundiales, registraron fuertes bajas el lunes luego que American International Group Inc. (AIG) anunciara la mayor pérdida trimestral de su historia y que HSBC Holdings PLC (HBC) informara que emitirá cerca de US$18.000 millones en acciones con descuento. El Dow, que cerró en su peor nivel desde abril de 1997, cayó 299 puntos y el S&P 500 perdió 34 puntos para registrar su peor cierre desde 1996.

Estrategas de Deutsche Bank AG (DB) estiman que el mercado ahora parece barato, pero que ello no significa que hay un repunte fraguándose.

Los bonos del Tesoro de Estados Unidos y el dólar se beneficiaron con la agitación del mercado.

Las distintas clases de activos reflejaban el martes un aumento del apetito por el riesgo. El dólar subía frente al yen pero caía respecto del euro. Por su parte, los futuros del oro perdían cerca de US$15 la onza, mientras que los futuros del petróleo avanzaban. Los rendimientos de los bonos del Tesoro escalaban, lo que indica que los precios han caído.

En los mercados asiáticos, el índice bursátil Nikkei 225 de Tokio cayó un 0,7%, a 7.229,72. El índice compuesto de Shanghai, que sigue el desempeño de las acciones A y B, cerró el martes con un descenso del 1,1% a 2.071,43.

El índice Hang Seng de la bolsa de valores de Hong Kong descendió 283,58 puntos, o un 2,3%, a 12.033,88.