La disolución de Banco Base podría tener implicaciones en las cuentas de las cajas que lo conformaban.

Las fusiones entre entidades financieras con problemas de solvencia permiten que las pérdidas por la puesta en valor de los activos vayan contra reservas y no contra resultados, pero la disolución del SIP pone en duda esta contabilidad. CAM, que en 2010 ganó 244 millones, saneó 1.135 millones en créditos contra reservas.