La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) ha rebajado dos décimas su previsión de caída del PIB para este año, hasta el -0,7%, y cinco décimas el crecimiento de 2011, hasta el 0,8%, al tiempo que ha alertado de que la subida del IVA provocará una contracción del consumo en el tercer trimestre del año que se reflejará en la evolución económica y provocará una "ligera" recaída intertrimestral del PIB en el mismo periodo.
En una rueda de prensa, el director del Gabinete de Coyuntura y Estadísticas, Ángel Laborda, explicó que las previsiones se han recortado "desafortunadamente" a la baja no porque la economía esté peor, sino porque el plan de austeridad supondrá una caída adicional del consumo público y de la inversión pública.

Laborda explicó que, en tasas intertrimestrales, es probable que el PIB no regrese al signo positivo en el primer trimestre del año y que lo haga en el segundo impulsado, en parte, por el adelanto de las decisiones de compra que provocará la subida del IVA. En el tercero, en cambio, puede volver a ser negativo por el efecto de la subida fiscal, aunque esto, según Laborda, no debe interpretarse como una recaída en sí, sino como una distorsión que se corregirá en el cuarto trimestre.

De cara al futuro, aventuró crecimientos "moderados" de aquí al año 2012, lo que hará "muy difícil" reducir el paro y el déficit. "Quedan tres o cuatro años de travesía en el desierto", aventuró Laborda, quien explicó que, en esos años, habrá que absorber los excesos y desequilibrios de épocas anteriores.

La variación del empleo se mantiene, en cambio, en el -2,8% para 2010 y se recorta al 0,6% para 2011, en consonancia con el mayor recorte de las previsiones de crecimiento para dicho ejercicio. La tasa de paro media de este año se situará algo por debajo del 20%, aunque se reducirá hasta el 18,8%. El déficit público, por su parte, se situará en el 10,8% este año y se revisa a la baja, hasta el 8,5% del PIB.