El Gobierno francés revisó hoy a la baja las perspectivas económicas que había mantenido desde marzo y, alineándose con las cifras de los principales estudios de coyuntura, reconoció que el Producto Interior Bruto (PIB) retrocederá un 3% este año, y sólo recuperará un 0,5% en 2010. El Ministerio de Economía adelantó estos datos, que integran la constatación de que la recesión en el primer trimestre fue mucho más severa de lo esperado, y serán presentados por la titular del departamento, Christine Lagarde, en la reunión que celebrará con sus homólogos de la zona del euro en Luxemburgo.