La ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, dio hoy una nueva vuelta de tuerca a la postura gala sobre la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) al solicitar que la institución priorice el crecimiento económico sobre el control de la inflación. En una entrevista concedida al diario 'International Herald Tribune', Lagarde volvió a reiterar la corriente crítica que desde París se ha venido dirigiendo contra la política monetaria del BCE desde que Nicolás Sarkozy se convirtiera en el nuevo inquilino del Eliseo, poniendo en entredicho la independencia de la institución presidida por Jean Claude Trichet a la hora de cumplir su mandato primordial de mantener la estabilidad de precios en la eurozona.