La economía francesa destruirá 591.000 puestos de trabajo y tendrá 639.000 parados más en el año 2009, según las previsiones de la Unión nacional interprofesional de empleo en la industria y el comercio (Unedic) publicadas en un documento sobre las cuentas del seguro de desempleo en el horizonte del 2010. El organismo gestor de las prestaciones por desempleo trabaja, como el Gobierno galo con la hipótesis de una contracción del PIB del 3% este año y una ligera recuperación del 0,5% en 2010, lo que provocará una caída histórica del empleo asalariado.