La Agencia del Tesoro francés lanzará la próxima semana una nueva emisión de deuda a muy largo plazo, con el lanzamiento de bonos a 30 años. El objetivo será colocar al menos 4.000 millones de euros.