El Gobierno francés destinará al menos 250 millones de euros a incentivar la adquisición de 50.000 coches eléctricos por parte principalmente de empresas públicas y privadas, en el período comprendido entre 2010 y 2012. Así se desprende del proyecto presentado hoy por los ministros franceses de Medio Ambiente, Jean-Louis Borloo, y de Industria, Christian Estrosi, con el fin de promover el desarrollo de la movilidad eléctrica en el país galo.